• Por
  • En Noticias
  • Publicado 1 noviembre, 2016

Argentina da un paso adelante en la certificación de la eficiencia energética de inmuebles

Durante la mañana del 27 de octubre de 2016, en la Sede de Gobernación en Rosario, Santa Fe, se llevó a cabo el importante evento titulado ‘Jornada de Eficiencia Energética en Usos Finales’ que convocó al ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, al gobernador provincial, Miguel Lifschitz; la Intendenta de Rosario, Mónica Fein, y académicos de Colegios Profesionales.

El propósito del encuentro tuvo como eje central la rúbrica de un Acta Acuerdo de colaboración mutua en políticas de eficiencia energética. En principio se impulsará la implementación de una prueba piloto de Certificación de Eficiencia Energética en 500 viviendas de la Ciudad de Rosario.

Se trata de una medida que empezará a funcionar a partir de marzo del próximo año y consta en establecer etiquetados de eficiencia energética en hogares, tal como se hace con los electrodomésticos, como heladeras o lavarropas.

Certificación de Eficiencia Energética en viviendas.

De este modo, el usuario podrá conocer la eficiencia energética de su vivienda y detectar oportunidades de mejoras. Que la certificación de una vivienda esté mejor calificada no sólo quiere decir menor consumo eléctrico sino mayor calidad de vida de quien la habite.

En países de Europa, como España o Alemania, hace años que funciona la medida y se trata de un parámetro a tener en cuenta a la hora de comprar o alquilar un inmueble.

En diálogo con energiaestrategica.com, Verónica Geese, secretaria de Energía de Santa Fe, quien se encargó de la apertura de la jornada, contó que la propuesta surgió desde la provincia y fue llevada a la Subsecretaría de Ahorro y Eficiencia Energética, dirigida por Andrea Heins, donde se “encontró una muy buena respuesta”

La funcionaria explicó que la iniciativa no es nueva en Santa Fe, sino que hace 2 años se presentó un proyecto en la legislatura provincial pero no fue tratado y quedó sin estado parlamentario.

“Es cierto que la señal precios (en las tarifas) no era la adecuada. Las tarifas no generaban una propensión a pensar que esto podía ser fácilmente tomado por la ciudadanía”, observó Geese justificando la parálisis de la medida. “Hoy el momento es propicio”, destacó la funcionaria.

Por su parte, Aranguren entendió que esta medida contribuirá a tomar conciencia sobre el consumo y a ahorrar energía, por lo que resaltó: “La forma más barata de generar energía es a partir del ahorro”. “Durante muchos años enfocamos a la Argentina desde el lado de la producción: de hacer más generación sin preocuparnos por el otro lado de la ecuación energética, como la demanda”, criticó.

“Tenemos una oportunidad en el cambio de conducta del consumo de lograr que las tarifas sean más bajas porque vamos a lograr una conciencia en la población que permita que el poder adquisitivo alcance para no solo pagar la energía que consumimos sino mejorar nuestra calidad de vida”, valoró el funcionario nacional y subrayó: “Energías renovables, ahorro y eficiencia energética no son antónimos, son complementos de una misma política que a nivel nacional, provincial y municipal empezamos a llevar a cabo”.

Hay equipo

Al darse un escenario propicio para la certificación de viviendas en materia de eficiencia energética, se conformó una mesa de trabajo integrada por el Ministerio de Energía y Minería de la Nación, la Secretaría de Estado de la Energía de Santa Fe, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y el Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM).

En sólo 4 meses de funcionamiento de esta mesa de trabajo, dada la voluntad y capacidad técnica del grupo, permitió que se desarrollen los criterios básicos para que ya se ponga en marcha esta prueba piloto.

“Cuando empezamos a plantearnos la propuesta, comenzamos a ver que había varios grupos con mucha experiencia, mucho conocimiento y mucho trabajo realizado, y lo aprovechamos sinergizando estos equipos”, justificó la subsecretaria de Eficiencia Energética Heins durante su discurso en la jornada.

En diálogo con este medio, la funcionaria señaló que la idea de esta prueba piloto será “identificar en Rosario qué barreras o dificultades se encuentran en la implementación de campo”.

“La normativa está muy estudiada, se basa en la directiva europea, pero siempre en la bajada concreta aparecen algunos inconvenientes que queremos identificar con esta prueba. Una vez que esté aplicada, queremos replicarla en otras ciudades”, manifestó Heins al tiempo que aseguró que ya “hay diálogos con otras provincias” para extender la medida.

La estrategia del etiquetado

Uno de los referentes de la mesa de trabajo es Roque Stagnitta, asesor técnico de la Secretaría de Estado de la Energía de Santa Fe.

El joven ingeniero, que cuenta con una magistratura en Energías Renovables, Eficiencia Energética y Generación Distribuida, durante la jornada estableció cuáles son los objetivos de esta certificación de eficiencia energética en viviendas: “Construir una herramienta objetiva que hable de qué tan eficiente es una vivienda a la hora de realizar una operación del mercado inmobiliario”.

Para ello, Stagnitta explicó que se propone: definir un instrumento técnicamente sólido, legalmente reconocido e institucionalizado y fácilmente adoptable por el mercado.

Para ello considera que será necesario establecer una etiqueta que estime el consumo anual de energía

primaria, quedando delimitados los usos de: climatización en invierno, climatización en verano, producción de agua caliente sanitaria e iluminación.

Además se considerará si hay aportes de energías renovables y, fundamentalmente, brindará una información en la etiqueta de estrategias pasivas, es decir, por qué un hogar tiene o no un buen desempeño y qué posible mejora se le puede realizar.

Para un impacto deseado en el mercado, el ingeniero reconoció que la certificación deberá ser transparente, tener una trazabilidad de todo el proceso y establecer de manera clara cuáles son las hipótesis en función de donde se hacen cálculos para llegar a estos indicadores.

“Este acuerdo tiene que ver con el futuro, con nuevos paradigmas y con cambiar el modelo de uso de los recursos energéticos”, destacó el gobernador de Santa Fe Lifschitz.

Fuente: Energía estratégica